• La Verdad del Sureste |
  • Miércoles 22 de Noviembre de 2017

En un México que exige cuentas claras, es un enigma cómo paga Romero Deschamps por sus lujos



Ciudad de México, 4 nov 2017.- Carlos Romero Deschamps, actual dirigente nacional del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), consentido del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en la última década el Gobierno federal no sólo le ha entregado más de mil 600 millones de pesos para que organice el desfile del 1 de mayo, festeje la nacionalización del petróleo y realice viajes, según una revisión de los contratos colectivos de trabajo. También ha ostentado al menos cinco cargos públicos sin haber participado, en toda su vida, en una elección o concurso. Así, Romero Deschamps ha sido dos veces Senador de la República [1994-2000 y 2012-2018] y tres veces Diputado federal [1979-1982, 1991-1994 y 2000-2003].
    A pesar de la exuberante cantidad de recursos públicos que Petróleos Mexicanos (Pemex) le concede a su sindicato y de los cargos ocupados, los mexicanos no podemos conocer a cuánto asciende su salario o la totalidad de sus prestaciones.
    el sindicato más poderoso de América Latina –por su número de agremiados y por el costo de su Contrato Colectivo– se salió por la tangente. Es decir, no resolvió la duda.

EL PRETEXTO LEGAL PARA LA OPACIDAD

Hace cuatro años, el Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) –entonces llamado IFAI– le pidió al STPRM que diera a conocer las versiones públicas de los recibos de pago de Romero Deschamps en los periodos 1994-2000 y 2012-2013.
    En lugar de una réplica concreta a la petición legalmente vinculante, “Pemex manifestó que Romero Deschamps es trabajador de régimen contractual planta sindicalizado, jornada laboral 0 y nivel tabular 28”, como se lee en una tarjeta informativa del INAI (2013).
    Ese año, la dependencia manifestó que la réplica de Petróleos Mexicanos (Pemex) contenía “en forma genérica las prestaciones que le son otorgadas a los servidores públicos”, aunque no refería “los montos efectivos que recibe Carlos Romero Deschamps”.
    Desde 1993, cuando se convirtió en el Secretario General del STPRM, Deschamps ha reservado cualquier dato patrimonial que uno intente obtener acerca de él. Y así, hoy, al escrutinio público le es imposible saber con exactitud la riqueza que amasa o el salario bruto que percibe mes con mes.
    Entre mayo de 2016 y septiembre de este año, el Sindicato ha recibido 169 solicitudes de información a través del INAI. Sin embargo, ninguna de ellas ha recibido respuesta.

SALARIO Y VIDA DE LUJOS

Romero Deschamps no es una persona que esconde su opulenta vida. En 2008, se supo que gustaba de los relojes caros de la marca Aude Piquet valuados hasta en 7 millones de pesos (mdp) -al tipo de cambio de entonces-; que contaba con un departamento en Cancún valorado en 18.7 mdp; además de dos propiedades de lujo en The Bath Club en Miami, con un valor aproximado de 110.8 mdp [en conjunto].
    Hasta hace cuatro años, el otrora Diputado [1979-1982; 1991-1994; 2000-2003] era el orgulloso dueño de tres yates: el “Indomable”, un regalo hecho a su hija Paulina por un costo aproximado de 16.4 millones de pesos -al tipo de cambio de 2007, cuando fue adquirido–; el “Guly”, una embarcación valuada en 14 mdp (2013) que le obsequió a su hijo Alejandro; y el “Güero”, mismo que cuesta cerca de 28 millones de pesos (2013).
    El líder sindical es, también, un padre que consiente a sus hijos –Paulina, Alejandro y José Carlos–. Viajes en aviones privados; gustos y aderezos que van desde la compra de unos brazaletes de la marca Cartier –con un costo de 2 millones de pesos– hasta la adquisición de coches de lujo, como el que recibió José en 2013: un Ferrari Enzo valuado en 26.2 millones de pesos –al tipo de cambio de ese año–, mismo que se sumó al vehículo que ya tenía: un Lamborghini Aventador de 6.5 mdp.
    En nuestro país, únicamente el 6.1 por ciento [3.2 millones de personas] de la población económicamente activa [52 millones de ciudadanos] gana más de 12 mil pesos mensuales, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Esto equivale al 2.6 por ciento de la población total de México [123.5 millones de personas].
    De acuerdo con los datos del tabulador del Contrato Colectivo 2013-2015, por una jornada laboral 0 de nivel tabular 28 –lo que Pemex asegura que Deschamps ganaba en 2013–, el líder sindical cobraba un aproximado de 13 mil 780 pesos al mes, lo que equivale a 452.40 pesos diarios.
    En la actualidad, según el tabulador del más reciente Contrato Colectivo del STPRM (2017-2019), no es posible saber cuánto gana el Secretario General del Sindicato –los montos fueron sustituidos por un número de “clasificación”–.
    Además de su salario, Romero Deschamps tendría derecho a recibir “cuotas de renta de casa” como integrante del personal sindicalizado de Pemex. Así, el político priista se embolsaría 98.98 pesos diarios adicionales, o lo que es igual, 3 mil 019 pesos al mes.
    Sin embargo, el monto que cada mes se embolsa el líder sindical de Pemex, a través de “apoyos” para gastos administrativos, operativos, de mantenimiento de instalaciones y de transporte, nos hace a la idea de las cantidades que componen sus ingresos.
    El Contrato Colectivo 2017-2019 estipula que cada integrante del Comité Ejecutivo Federal del STPRM –73 personas, además de Deschamps– tiene derecho a 107 mil 742.47 pesos mensuales en “ayudas”. O lo que es lo mismo, un millón 292 mil 909.59 pesos al año sólo para ese rubro.
    Asimismo, como Senador de la República, Romero Deschamps recibe un ingreso mensual de 117 mil 400 pesos y un aguinaldo de 156 mil 520 pesos.
    Entre sus prestaciones, también figuran un seguro de vida institucional por cuatro millones 696 mil pesos; un seguro de gastos médicos mayores por 3 millones 285 mil pesos; y la mitad de un seguro de separación individualizado que cobrará al término de su encargo legislativo en 2018.
    En conjunto, el funcionario federal percibe al menos 241 mil 941.47 pesos mensuales netos [en efectivo], además de prestaciones. Al año, como mínimo, el líder sindical cobra 3 millones 059 mil 817.64 pesos netos [con aguinaldo incluido].
    Para ponerlo en perspectiva, sólo el 1.7 por ciento de la población económicamente activa de México [884 mil personas] gana más de 20 mil pesos mensuales, según cifras del Inegi.
    Sin embargo, los montos “oficiales” de sus ingresos no coinciden con los montos erogados en lujos. Sólo si sumamos el valor aproximado de su reloj Aude Piquet, las tres propiedades millonarias, los yates, los brazaletes y los coches deportivos –por poner un ejemplo–, tendríamos que entre 2007 y 2017 invirtió, al menos, 229.6 millones de pesos.
    Esta cantidad millonaria equivale al monto total de la inversión destinada en 2016 a los programas del Fondo para el Apoyo a Proyectos Productivos en Núcleos Agrarios y Productividad de la Mujer Emprendedora (Promete) de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) de Coahuila. O lo que los 500 integrantes de la Cámara de Diputados gastaron el año pasado en “Vales de Despensa, Alimentación y Gasolina”.
    Con su salario –estimado en 3 millones de pesos anuales–, al Senador priista le tomaría 75 años de trabajo poder solventar su vida y la de su familia.

LA IMPUNIDAD DEL LÍDER SINDICAL
    
Carlos Romero Deschamps es un hombre imperturbable. Controla al STPRM a través de estatutos legales como la cláusula de exclusión de Pemex, que de acuerdo con una investigación (2014) coordinada por Patricia Kurczyn Villalobos y Rafael Tena Suck del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, es “una concesión de control y sometimiento de los trabajadores, a cambio del fortalecimiento en todos los órdenes de los líderes sindicales”.
    Los investigadores consideraron esta situación como “nociva”, pues hace del sindicato un instrumento al servicio de los líderes del gremio, e inclusive, lo vuelve un “mecanismo corporativo de control político”.