• La Verdad del Sureste |
  • Martes 21 de Noviembre de 2017

NO HAY REFORMA EDUCATIVA SINO TERRORISMO EDUCATIVO DE ESTADO


EMMANUEL RUIZ SUBIAUR



Desde antes de ser partido político el Movimiento de Regeneraciòn Nacional se ha manifestado en contra de la reforma de Peña y el neoliberalismo a la educación pública. Esa postura es inspirada en el pensamiento de Andrès Manuel Lòpez Obrador.
Ya como partido político, Morena a defendido los derechos de los maestros y la ideología social de la educación pública. Contra ese sistema educativo siempre se han levantado las peores ideas de los conservadores nacionales desde la época de don Làzaro Càrdenas.
    Los enemigos de la educación pública –priatopanato- buscan privatizarla; que el Estado la pase  manos de los grupos privados para que estos hagan negocios cobrando colegiaturas y mensualidades. Peor, que la tendencia e ideología que inspire a la educación nacional tienda al neoliberalismo y se vuelva un negocio: el fin es el lucro.
    La educación pública es gratuita por òrdenes constitucional.
    La lucha criminal y encarnizada contra el sistema de educación pública viene desde el panato.
    Ya en 2012 le preguntaron al Secretario Lujambio: cuántos maestros formaban parte del sistema nacional de educación pública en el país; respondió: no se sabe; no tenemos control de cuántos son maestros a nivel nacional en el sistema público de educación. Le preguntaron entonces: cuantos maestros estaban en la nómina del sistema educativo y cuántos estaban afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), su respuesta fue en el mismo sentido: no se tienen datos precisos y exactos.
    En el país, estàn en nómina como maestros en el sistema educativo público, 1 millón 324 mil “docentes”. Ni el Secretario de Educación ni Peña saben el dato, muestra de que el Gobierno Federal ya había perdido el control no sólo de su nómina, sino de su personal y que había un desastre nacional en ese rubro. Peña, el priatopanato y los neoliberales decidieron entonces, despedir a los maestros: para eso diseñaron la nefasta Reforma Educativa.
    A los maestros de prescolar y primaria les hacen exámenes a los que han denominado “de evaluación”; si los reprueban por segunda ocasión les dan de baja. Sobre esos “exámenes” los maestros no tienen derecho de Revisiòn. Si los aprueban sòlo les sireven para permancer en la plaza y no les otorgan estìumulos por la aprobación. Tampoco los capacitan entre exàmen y exàmen. Sus sueldos siguen paupérrimos.
    Esa abultada cantidad de maestros, esparcidos en todas las comunidades del país, representan un fuerte potencial político, dado que siempre han sido usados por el PRI para manipular elecciones y hacerse de votos mediante el clientelismo que operan los docentes. Así que Peña y su partido, diseñaron una contrahecha estrategia para recuperar el control de esos maestros. Peña Nieto le denominó “Reforma Educativa”.
    Y se aventaron a la tempestuosa “evaluación educativa”. Por ese y otros motivos, esa nefasta reforma debe ser demolida. Morena trae como propuesta el tirar a la basura esa reforma que no es para mejorar la calidad de la educación sino para aterrorizar a los maestros y hacer que el gobierno federal pase el sistema educativo a los fines de lucro privados.
    Primer dato duro que se colige: no existe evaluación alguna de maestros. Primera pregunta boba: ¿entonces por qué tanta insistencia y pago de propaganda en televisión, radio y prensa por parte del gobierno federal para magnificar una “evaluación” que no existe? La respuesta: mantener amenazados a los maestros para así recuperar el control político de ellos y volverlos a usar para compra de votos y clientelismo electoral.
    Según Peña y su ex Secretario de Educación, Emilio Chuayffet solo pretenden evaluar a 306 mil 074 docentes de más de 1 millón 324 mil; o sea, no van a evaluar ni al 25% de los maestros que están en nómina. Segunda pregunta boba: ¿por qué evaluar sólo al 25% de los maestros si el sistema nacional educativo está clasificado como el peor de todos los países que forman parte de la OCDE? La respuesta: táctica de terrorismo del gobierno federal contra los maestros y la educación pública para apalancar que la iniciativa privada se apodere de la educación nacional; es decir, la educación no para potenciar las habilidades y lo mejor de los seres humanos sino como comercio, negocio y con ánimo de lucro.
    Peña y los neoliberales que impuso el imperio en México, materializan con esa reforma la intención central es descargar de burocracia al Estado mexicano y reducir a su mínima expresión el gasto social –para ellos, el bienestar social no es tarea del Estado-. Así, el mismo proceso que en Pemex y en CFE: despidos masivos. Esa es la táctica de terrorismo de Peña y el PRI para desmantelar el sistema educativo.
    Morena y AMLO tienen la razón: abajo la nefasta reforma “educativa” de Peña, el priatopanato y el neoliberalismo.