• La Verdad del Sureste |
  • Viernes 19 de Enero de 2018

¿A qué le tiras mexicano?


Víctor Manuel Barceló R.



5ª Parte                                                       

Además de la filosofía y normas generales para realizar elecciones, en ella se establecen dos tipos de procesos electorales: 1º.- las elecciones generales, en que se elige a Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, su Presidente, Vicepresidente y Secretario; al Presidente, Primer Vicepresidente, Vicepresidentes, Secretario y demás miembros del Consejo de Estado; a Delegados a Asambleas Provinciales y Municipales del Poder Popular y sus Presidentes y Vicepresidentes. Estas elecciones se llevan a cabo cada cinco años. 2º.- Elecciones parciales, en que se elige a Delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular y sus Presidentes y Vicepresidentes. Tienen efecto cada dos años y medio.
     En Cuba los candidatos a las diversas postulaciones no realizan campañas. La votación es directa y secreta, vigilada por pioneros uniformados, quienes custodian urnas. Todos los ciudadanos cubanos tienen el derecho a elegir y ser elegidos. Como no hay lista de partidos, se vota directamente por el candidato que se desee. La Ley Electoral de la República de Cuba (Ley 72 de 1992) organiza, dirige y valida los procesos electorales que se celebren a fin de cubrir los cargos electivos en los órganos del Poder Popular, así como su constitución. Para la realización de referendos, la Comisión Electoral Nacional dicta normas y dispone lo necesario.
     Llegar a este mecanismo costó a la nación empeños constantes que fueron delineando su proceso. Las primeras elecciones se efectuaron el 16 de junio de 1900 y fueron reguladas por la Orden Militar No. 164, del Brigadier General y Jefe del Estado Mayor de los Estados Unidos, Adna R. Chafee, acorde con lo dictado en la enmienda Platt, apéndice de la Constitución de Cuba en la 1ª ocupación militar estadounidense en la isla (1899–1902) respondiendo a intereses de EU. La Enmienda Platt (o Tratado Permanente) se derogó el 29 de mayo de 1934.
     Debido a restricciones, un amplio porciento de habitantes no pudo votar en ese año. Ante el reclamo de patriotas e independentistas, que apoyaban el sufragio universal sin limitaciones para la elección de autoridades locales, el gobernador militar, Leonardo Wood, respondió: (...) “Todo aquel que al llegar a los 21 años no ha tenido la laboriosidad suficiente para reunir 250 pesos, o no ha ido a defender su patria estando en guerra, es un elemento social que no se merece se cuente con él para los fines colectivos; ¡qué no vote!”. Resultado del sufragio restringido aplicado, del total de 1 572 797 habitantes que tenía Cuba, se empadronaron 150 648 y solo 110 816 concurrieron a las urnas,14% de votantes.
     El proceso estuvo extensamente manipulado, pero las elecciones fueron ganadas por los partidarios de la independencia. Esto sirvió de experiencia al gobierno interventor para las segundas elecciones municipales realizadas en junio de 1901 bajo la Orden Militar No.91 del Comandante del Estado Mayor Norteamericano, J.B. Hickey. La nueva disposición estableció el voto limitado, según el cual, teniendo en cuenta la cantidad de concejales a elegir en un municipio, los electores tenían derecho a elegir una parte (el 60%), el resto (el 40%) estaba destinado a la minoría conservadora, para garantizarle un espacio político.
     Entre arbitrariedades del gobierno interventor estuvieron: Rechazo a personas para inscribirse en el registro electoral, aunque poseyeran los requisitos exigidos. Ocultamiento de listas de votantes, para que el elector no pudiera comprobar si estaba registrado. Cambio de nombres de electores en listas, para que no pudieran votar. Coacciones en el momento del sufragio. Prohibición a delegados de importantes agrupamientos políticos locales para integrar mesas electorales. Negativa del derecho a participar en elecciones, a veteranos de las guerras independentistas, aunque presentaran certificados acreditativos, entre otras.
     Durante todo el período neocolonial, las elecciones en Cuba estuvieron marcadas por la corrupción y el fraude que practicaban los políticos de entonces. Era normal que los muertos votaran, las urnas fueran robadas, se utilizara la llamada boleta viajera, que un elector votara varias veces, se compraran los votos, que los funcionarios y trabajadores públicos fueran obligados a votar por el candidato de gobierno bajo amenaza del despido. Las personas tenían que entregar sus cédulas de votar para lograr el ingreso en el hospital de familiares enfermos, entre muchas otras manifestaciones antidemocráticas. Los candidatos opositores eran en ocasiones asesinados, mientras que los soldados y policías impedían a los votantes contrarios al gobierno que ejercieran su derecho al voto. Cualquier similitud con lo que ocurre actualmente en muchos países de América latina, por supuesto que no es pura coincidencia.
    Correo electrónico: v_barcelo@hotmail.com    


Versión completa del documental "Esto soy" sobre la vida de Andrés Manuel López Obrador, producido por Verónica Velasco y Epigmenio Ibarra.

Portada y Contraportada

Pineda